sábado, 29 de mayo de 2010

A veces me canso de la piel de cordero. y cómo llueve. nunca regreso a los locales donde me voy diciendo "lo voy a pensar". la diferencia es que yo soy Romina, siempre fui Romina, y vos sos, siempre fuiste, nombre y apellido. y que, a diferencia de lo que vos crees, no hay nada que nos hermane. la culpa la tienen los desagües y nunca la lluvia. eso es ser injustos. veintiocho años vengo a descubrir (bueno, el gordo viene a descubrir) que fui al mismo colegio que el mismísimo Manuel Puig. No sé si eso significa algo pero pichón de coincidencia. hombres como autos: hay hombres con dirección asistida y otros sin. yo soy de las mujeres que eligen mal y piensan que mientras funcione no hace falta dirección asistida. También soy de las que se arrepienten.

2 comentarios:

El viento a contramano dijo...

hablando mal y pronto, las mujeres como Rominita son las que pagan.

:)

Marina dijo...

uh, amiga! no sé qué pensar de esto que escribiste. sólo que me gusta Manuel Puig, o que me gusta un poco, porque algnas cosas que leí sí, y otras, no. Y que hay alguien que un día me compró un libro de él, que después perdió y entonces finalmente nunca me regaló, aunque me regaló otros, pero que se supone que ese de Puig era el mejor. En fin. Yo fui al mismo colegio que Débora del Corral!